Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

A juicio

No me mires así.
O me vas a decir ahora que nunca has visto a nadie tan desesperado.
No creo que sea la primera vez que te enfrentas a alguien al borde del ultimátum;
de tirar la toalla, pero hacia otro baño;
de rescindir con preaviso aunque no exista un contrato.
La vida da muchas vueltas,
el problema son las espirales que no llevan a ningún lado,
y yo ya me he puesto una alerta con destino indeterminado.
No me mires así.
Tampoco lo tengo tan claro.
Claro que asusta virar y perder tu escaño,
más aún cuando el ovillo puede acabar enmarañado.
Pero dime, tú que sabes tanto: ¿qué hago?
¿Continúo usando velcro o pongo cordón al zapato?


Entradas más recientes

Motivaciones

Entretiempo

Sin paraguas

Costumbrismo

Ya has contado hasta tres

Mi calle es un Estado

Agua en el asfalto

De espaldas

Regreso

Publicidad engañosa