23 may. 2012

Eclipse

Ella siempre escribía cuando el cielo estaba nublado. Escogía el mejor sillón y apoyada en un cojín recogía cada una de las lágrimas del abecedario.

Esto ocurría, sobre todo, cuando el teléfono comunicaba. A veces ciertas palabras suenan como los pitidos de quien no contesta porque no quiere decir nada. O no puede, quién sabe, a veces pensar cuesta más que unas cuantas docenas de papel hecho sábanas. Querría borrar de un plumazo los kilómetros de distancia y tirar a la basura tantas noches de nostalgia. 

Se durmió lápiz en mano aquella noche cerrada y nunca nadie, aunque saliera el Sol, se atrevió a despertarla.

Chaplin

A quién se le ocurre pedir peras al olmo cuando ni ha dicho adiós el invierno.
Tener la piel áspera empuja a desenvolver cosas con la etiqueta del arrepentimiento puesta. Y tan visible antes de hacerlas nuestras... Una vez libres se imprimen a fuego en la historia y no existe borrador. No hay retorno sanador, señor Nietzche, sólo consecuencias infinitamente repetidas en escala de grises. Dicen que vuelve a llevarse el cine mudo.

Viaje a la luna, de George Méliès 

19 may. 2012

Agrio

Busqué la receta del plato más exquisito. Donde el imposible fuera el más mínimo error. Pero nunca es suficiente, el perfecto siempre está en la escala por encima del hace un año hoy. Y buscando burlarme de los imposibles, me di cuenta de que el imposible era tu buscado yo.

Maurits Cornelis Escher

15 may. 2012

Sisí

Siempre vivo cuando sonríes, cuando el Sol no descansa y las nubes no lloran. Pienso... si alguna vez el calor será capaz de no pedir vacaciones al viento. Si llegará antes de que pierda el tres el momento en que la balanza al fin se equilibre y no haya curvas ni ningún andén. Si juntos conoceremos el fin del mundo o puede que coincidamos, vestidos de conocidos extraños, empuñando un café.


Y si mañana, y si algún día, y si entonces...El si es sí y es ahora... O cuando puedas. 
Te espero en el andén de siempre. 
Para que me reconozcas, iré vestida con la sonrisa de a veces, pero con las ganas indelebles.

13 may. 2012

Q

Querer es disfrutar al mismo compás, aunque la vida obligue a caminar siguiendo acordes diferentes. Escribir la misma historia, aunque varios capítulos seguidos no se cierren con el mejor final. A pesar de todo, la firma será de dos.
Es abrazar desde la distancia, enviar besos a través del aire y secar lágrimas usando la voz. Aprender qué exige esta nueva manera y, como quien prepara una buena receta, querer que no exista un resultado mejor.
Es un todo por un nada. Es un pedacito de sol cuando la niebla no levanta. Es un dos a la infinito, es un infinito que lo vale todo y no debe costar nada.

9 may. 2012

A veces se sueña sin soñar

Si pudiera elegir, escogería entenderte siempre y que no existan más silencios que los que nos invadan al quedarnos mudos de tanto querernos. Haría eternos tus ojos risueños y esa lengua traviesa que me confirma a kilómetros de despedida que todo va bien. Grabaría para siempre las promesas de futuros llenos de ti y de mí, de ese nosotros entre Lunas y Aguas y, quién sabe, puede que sobre el suelo de algún cálido país de África.
¿Conoces alguna sensación más hermosa que la de recordar lo que significa "felicidad"?

7 may. 2012

Mi flor

No puedo evitar echarte de menos. No es tan fácil cerrar los ojos con una sonrisa sin un beso tuyo en la nariz y sin que las sábanas caigan suaves de tus manos para reposar durante horas sobre mí. Te pediría que me arropases una noche tras otra hasta el fin del infinito, que te sentases en el borde de mi cama para preguntarme cosas que puede que jamás te confiese, pero que sirven de excusa para tenerte ahí. Si hiciera una lista de deseos, el primero sería verte feliz eternamente, porque no conozco persona en el mundo entero que lo merezca más que tú. Soportas el peso de la vida entre tu delgada espalda y tu inmenso corazón, ése que quiere más que ningún otro y que se rompe tantas veces como lágrimas se derramen a tu alrededor. Delicada como una flor, puede que por eso cuides a las tuyas con tanto mimo y crees selvas inmensas donde sólo reinaba el marrón.
Sonríe, mamá, sonríe a la vida, sonríe al mundo, y si tú sonríes, sonrío yo.

4 may. 2012

Aes

Sigo sintiéndome extraña,
siguen pesando las taras,
sigo esperando a que salgas
y des un impulso a mi espalda.
No te pediría nada
si no fuera porque fui gata
y ahora mis uñas no matan
ni arañan la hojalata.
Arranca el arnés que me ata,
deshazte de insectos y ratas
y haz que mi corazón lata
al ritmo al que tú lo batas.