9 may. 2012

A veces se sueña sin soñar

Si pudiera elegir, escogería entenderte siempre y que no existan más silencios que los que nos invadan al quedarnos mudos de tanto querernos. Haría eternos tus ojos risueños y esa lengua traviesa que me confirma a kilómetros de despedida que todo va bien. Grabaría para siempre las promesas de futuros llenos de ti y de mí, de ese nosotros entre Lunas y Aguas y, quién sabe, puede que sobre el suelo de algún cálido país de África.
¿Conoces alguna sensación más hermosa que la de recordar lo que significa "felicidad"?

2 comentarios:

  1. los silencios que dicen mucho y hacen demasiado ruido, las miradas complices, que hermoso!.
    Muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  2. Me he estremecido leyendolo...Un viento ha batido mi puerto al leerte. Felicidades por regarlarnos esta entrada

    ResponderEliminar