23 may. 2012

Chaplin

A quién se le ocurre pedir peras al olmo cuando ni ha dicho adiós el invierno.
Tener la piel áspera empuja a desenvolver cosas con la etiqueta del arrepentimiento puesta. Y tan visible antes de hacerlas nuestras... Una vez libres se imprimen a fuego en la historia y no existe borrador. No hay retorno sanador, señor Nietzche, sólo consecuencias infinitamente repetidas en escala de grises. Dicen que vuelve a llevarse el cine mudo.

Viaje a la luna, de George Méliès 

4 comentarios: