30 abr. 2012

sinsol

Despertó aquella mañana y con ella una sonrisa de plástico.
Tres, dos, uno. 
Sus ojos se abrieron y con ellos llegó el rictus a sus labios. 
Mundo real donde ser feliz se cobra caro 
y ella parece no tener ahorros para saborearlo. 
La verdad es que hoy el cielo está de nuevo nublado. 
Ya tiene una útil excusa cuando una lágrima se precipite al vacío desde sus párpados. 
El esfuerzo pierde sentido cuando la recompensa sabe a vino del malo. 
Si pudiera prescindir de la perfección y de las puntillas de ambos lados,
del resquemor y de los problemas que a veces son infundados.
Si pudiera fabricar besos y bañarse a diario en abrazos
desdibujaría las nubes de humo y sacaría el algodón de su saco,
volvería a sonreír sin motivo y no importaría que estuviera nublado.
Pero las esperanzas no dan a luz a los deseos o relatos,
sólo hurgan en la herida de lo que siempre se ha anhelado
y demuestran, día tras día, que es peor soñar viviendo que vivir soñando.


18 abr. 2012

Indignación



Mis entradas, normalmente, contienen prosa o intentos de poesía y cuentan alguna que otra historia más o menos alejada de la realidad o de la ficción. Hoy, con vuestro permiso, cambio el tono radicalmente. La actualidad me obliga y hemos llegado a un punto en que la sangre me hierve. Toda opinión será bien recibida, por supuesto. Ahí va mi desahogo de hoy: 

Me da igual que el Rey no pagara su matanza en Botswana y lo hiciera un empresario saudí. No creo que el problema desaparezca al saber que los españoles no pagamos el asesinato de un elefante ni las vacaciones de Don Juan Carlos. No desaparecen ni el descontento, ni la indignación y, mucho menos, la crisis y las familiar que sudan sangre para llegar a fin de mes. No desaparece la sensación de que todos somos gilipollas, cuando no somos capaces de encontrar una trabajo con unas condiciones que merezcan mínimamente a pena y, supuestamente, esto al Rey le quita el sueño, pero luego vive la vida asesinando animales como en la Prehistoria y con actividades que forman parte de un largo etcétera. 
Por otro lado, me gustaría saber qué hay exactamente detrás de cada regalo, tenga piel de elefante, esté recubierto de piedras preciosas o se sirva en plato de porcelana. Y me gustaría que lo que se valore es el ejemplo que aporta una Institución meramente representativa como es la Monarquía. Publican sus presupuestos porque dicen que quieren ser una Institución transparente, cuando la información es vaga y poco concreta.
 Además, se dice que la existencia de la figura del Rey se ve justificada con su labor diplomática, con que favorece a la imagen de España... ¿De verdad? Pues, lo siento mucho, pero esa imagen de España no la quiero para mí.




11 abr. 2012

Bucle

No soy capaz de enumerar las veces que las letras se imprimieron solas a base de tinta con sal. Casi tantas como las noches en las que estuviste presente únicamente tras un cristal. Y el bucle no se detiene ni se tiñe de coral, los punzones nunca duermen ni se cansan de arañar. A veces se esfuma la meta si huele a felicidad.

9 abr. 2012

Creo

Todos cometemos errores. Actuamos sin pensar en las consecuencias y exprimiendo la libertad que nos pertenece. Somos inmaduros, inconscientes... Y escribimos capítulos en nuestras vidas que, tal vez, si pudiéramos, preferiríamos borrar. Pero el tiempo transforma a las personas. Los años enseñan, pesan e, incluso, duelen. Nadie es el mismo que algunos años atrás, para bien o para mal. Por eso, no creo en los juicios infinitos ni en las condenas defendidas por quien no conoce a quien las sufrirá. Creo en las segundas oportunidades, en que quien no supo querer probablemente ya sabe y que quien más se equivocó ya es un maestro de rectificar.

Punto difícil seguido

Ya no sé cómo explicarte que quiero estar a tu lado si no es dándote la mano e invitándote a pasear. Que no es la misma persona la que quiere compartir tus pasos que la que anduvo su camino o lo tiñó de divagar.
Que la soledad ya no es mi amiga, que ya son muchas espinas las que sola no puedo quitar.
Por eso te suplico que me rescates de esta sima, espantes los sueños en ruinas y, si aceptas, hoy y hasta que enmudezca quien firma, te llevo conmigo a bailar.

4 abr. 2012

Vida

Qué difícil es vivir siempre en una montaña rusa que parece que en la cumbre nunca se va a desengrasar.
Si la inercia, simplemente, dejase de empujarnos en la misma dirección...