22 nov. 2015

Superlativo

Madrid se engalana dando la bienvenida al frío. El aire parece menos contaminado ahora que las bocas lo visten de vapor y huele a castañas asadas en cada esquina. Es domingo y Atocha se llena de besos y hasta prontos que exhalan resaca de un gran fin de semana. De esos en los que el gran no puede ser más superlativo. Comienza una nueva cuenta atrás para continuar añadiendo ísimos. Empecemos a devorar la docena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario