27 nov. 2015

Planos a lápiz

El mapa de la vida se compone de puntos indelebles, a los que cada cierto tiempo incierto llegan tus maletas y tus ganas de no envejecer.
Pero también de puntos que tililan esperando el veredicto final, que les hará pertenecer a ese grupo de los elegidos o conformarse con transformarse en coordenadas condenadas (al recuerdo).
Son las personas que hacen tililar esos puntos las que consiguen que, para bien o para mal, dejen de hacerlo. Son los fareros de cada espacio, poderosos escritores del destino que usan por pluma la orientación de su luz.
Reflexiones en la impaciencia de llegar al gran foco inagotable donde todo comenzó.

1 comentario:

  1. Cada paso que des aparecerán nuevos puntos, algunos te harán retroceder, otros avanzar. todos aprender.
    Al fin y al cabo, las coordenadas que decidas seguir serán las que construyan tu vida y dibujen el camino de tus recuerdos.
    ¡Suerte con tus maletas!

    ResponderEliminar