8 jul. 2015

Sin rastro

Que el olor decidiera no permanecer en el nido no es casualidad. Cada uno decide qué ir perdiendo por el camino. Al igual que cada cual elige con qué llenar el último recoveco de su maleta. Aunque se repitan los cuarenta grados yo seguiré llevando calcetines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario