8 dic. 2014

Génesis

Cuando el mundo parece suficientemente embrollado los átomos enlazan de formas inexplicables conformando moléculas tan complejas que no podrían ser comprendidas junto a ningún tulipán. Iónico, metálico, covalente... química para aficionados, el Teo del filósofo, el Petete del astrofísico, el jeroglífico más inaccesible para mentes con muros de hormigón como la mía. 
Manos aún en proceso de descongelación que intentan vomitar ideas a punto de ebullición, de ésas que amenazan con romper a hervir paralizando los dedos que ansían despojarse de la perplejidad.
Atónito te das cuenta de que lo más complejo no es comprender el origen del Universo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario