27 dic. 2014

Con un toque afrutado a utopía

Mayor es el amor cuanto más lento es el paseo. Paso a paso, mano a mano, beso a beso. 
Si mayor es el amor, las gotas mojan menos. El frío curte poco y huele bien el viento. Se alcanzan las más altas cimas a base de grafito y hielo, y el sol brilla tan fuerte que en cuanto se esconde y desmaquilla al cielo, éste se sonroja y se viste de lentejuela y terciopelo. Las flores viven eternas primaveras, los helados capturan el invierno, los ríos tocan las castañuelas, los niños utilizan los iPads como pisapapeles, la televisión tiene planta de reciclaje, el café soluble no existe y el Excel se prohíbe en los centros de trabajo. Los hospitales no tienen huéspedes por Navidad, la palabra libertad deja de ser un títere y los Presidentes aprenden a no serlo. La música nunca está prohibida, el cine es obligatorio en los planes de estudio, los teatros dejan de convertirse en restaurantes, los aviones jamás caen al suelo, nadie pierde las ganas de vivir y todos nos reímos del miedo a la muerte. 
Y es que, desde la barra de un bar, ¿quién no ha intentado arreglar el mundo?


No hay comentarios:

Publicar un comentario