28 ago. 2013

línea recta

Hubo un tiempo en que la vida se dibujaba con una curva, la que veía en el espejo cada mañana al despertar y que los entendidos en letras llamaban sonrisa.
De oca a oca pensaba en quejarse de que tantas cosas hubieran caído en picado. De no poder salvar ni una pequeña pizquita de lo que su vida significaba en aquel momento. De tasar su vida en un cero coma ceromil.  Pero quién quiere quejarse cuando ningún oído va a ser capaz de entender, ni ninguna mano conseguirá moldear el barro para que todo suene mejor; si todos los ojos están dados la vuelta 180 grados y sólo miran hacia el interior de quien los maneja. 
A veces las propias manos son quienes destrozan la materia prima.

2 comentarios:

  1. Cuando terminan ciclos de la vida, solemos encontrarnos en desiertos.

    Atravesarlos es monótono y se vuelve duro. Te acuestas pensando que al día siguiente terminarás ese viaje, pero acabas pensando que es el mismo amanecer de ayer y el de otros tantos días anteriores.

    No has dejado el lastre de tu vida anterior y aún no tienes preparado el equipaje del nuevo viaje. Estás atada entre la añoranza y el deseo de lo nuevo.

    Lo peor de todo es la sensación de soledad. Estás rodeada de gente haciendo el mismo camino pero no percibes su presencia.

    Pero al final, siempre hay un oasis. O una persona que se tropieza contigo y seguís el camino juntos.

    Lo importante no es llegar a Ítaca. Lo importante es el viaje. http://www.papelenblanco.com/poesia/si-emprendes-el-viaje-a-itaca-un-recuerdo-para-kavafis-en-el-dia-de-su-aniversario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo nada que añadir, tienes toda la razón :)
      ¡Y gracias!

      Eliminar