21 feb. 2013

Re_


No es egoísta despreciar los espinos cuando volviste a sentir el tacto de una rosa, como tampoco es extraño que el niño desprecie un guijarro cuando conoció lo que es una pelota. 


La comprensión desaparece cuando la depresión reaparece en escena, cuando quien sé que puedes ser vuelve a esfumarse y yo vuelvo al punto de inicio con las manos en la cabeza y el corazón contra las cuerdas.

5 comentarios:

  1. Muy fan!!!!! Sigue así fenómena ^^

    by: Mr Lohan

    ResponderEliminar
  2. Con las manos en la cabeza y el corazón contra las cuerdas..
    Quizás no se ha esfumado ...
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Lo malo es que cuando se ama la rosa no importan las espinas. Excelente escrito, Cristina!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Frase sabia José Luis ;)
      Un abrazo para ti también!

      Eliminar
  4. Desde luego que no, claro que no es egoísta. Es humano. Es normal

    ResponderEliminar