29 ene. 2013

Jardín de escombros

A veces creo que puedo hacerte reaccionar; conseguir que superes ese bajo cero que te inunda la sangre cuando tecleas bajo mi nombre; lograr que inviertas tu tiempo en algo que no sea sumergirte en un espejo tan grande como el Planeta Tierra.

Pero no me engaño. Hace tiempo que no espero que me envíes por e-mail el calor que ya perdieron tus yemas; aprendieron a vivir sin siestas mis piernas. Y entendí que los privilegios se ganan cuando no trepas la escala ni te conviertes en primavera. Solo si pareces silencioso y distante otoño te riegan. Así que quién quiere esforzarse por ser azalea, cuando las flores más valiosas son las que amarillean. 

3 comentarios:

  1. Cuando llegue le epoca brotaran esas flores
    Lindo
    Abrazo

    ResponderEliminar
  2. bello, ha sido un placer.

    Saludos, Nahuel

    ResponderEliminar
  3. Hola Cristina, has conseguido emocionarme un poquito! Me voy con un mejor sabor de boca a la cama y queria agradecertelo. Sigue asi amiga, es un gusto pasar por tu "casa" y aprender de ti, son tantas las emociones que resultaria incluso pretencioso enumerarlas todas ellas.
    Me quedo con: "Pero no me engaño. Hace tiempo que no espero que me envies por e-mail el calor que ya perdieron tus llemas". ¿Quien no ha sentido una sensacion parecida en su vida?.
    Maravilloso, me gusto mucho. Que tengas un buen domingo

    Saludos desde felicidadenlavida;
    Un saludo;
    Francisco M.

    ResponderEliminar