15 dic. 2012

Tardes de cine

La película volvió a omitir los créditos cuando los nuevos fotogramas, por capricho del destino y unas cuantas palabras - las ganas -, se proyectaron sin avisar. Lluvia, paraguas, los dos extraños conocidos de siempre, el beso. El beso que siempre consigue que no muera el guión. Volvieron a rodar. Quién sabe si volverían a hacerlo entre las sábanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario