20 oct. 2012

Oniri

Nunca pensó que las noches pudieran doler. Las estrellas son esferas, grandes bolas de fuego a millones de años luz, frías y sin afiladas puntas. Y los puñales son ángulos de infierno.
Los incisivos son los sueños. 
Imagina a quien escribe riéndose entre dientes, hilando actos imposibles donde siempre eres tú la cabeza de cartel. Quiere que se deshaga de tu personaje para sus argumentos. Que lo destierre o lo aniquile, que cree para él un final, aunque sea inverosímil, pero que no le haga compartir escena junto a ti.
Ya se antoja complicado obviarte a la luz del día, como para asumir torturas de ocho horas y un tortazo insoportable de realidad al despertar. 







Maldito subconsciente. Está infestado por/de ti. 


2 comentarios:

  1. ¿Obviar es olvidar? Buenas letras en la tristeza, amiga!!
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obviar no es olvidar... En absoluto. Es más bien tratar de ocultar o disimular una realidad. Engañar a los demás e intentar engañarse a uno mismo.
      Olvidar, casi siempre, es imposible.

      Eliminar