25 oct. 2012

Indignación


Sé que lo que se espera encontrar aquí no son artículos de opinión acerca de política o economía. Que, posiblemente, mezclar lo que normalmente hago (divagar y escribir sobre sentimientos) con lo que viene posteriormente no sea una buena idea. Pero es que hoy la noticia de un hombre de poco más de 50 años que se ha suicidado en Granada me ha removido por dentro. Iba a ser desahuciado y, antes de verse en semejante situación, se ha quitado la vida. Tras enterarme de la noticia la rabia se me ha agolpado en las yemas de los dedos y me he lanzado a escribir (desahogarme). Lo siento si no es demasiado apropiado, pero ahí va:

¿De verdad esto se puede llamar "Estado del Bienestar"? Un país en el que sus bancos han hecho lo que les ha dado la gana, han falseado cuentas y se han ido a pique. ¡Pero qué más da! Si me arruino, el estado español, como buen generoso, me inyectará miles de millones de euros para que vuelva a salir a flote. 
- Menos mal que no tengo una frutería, una imprenta o una fábrica de tornillos, porque, de ser así, si me arruinase, no me darían ni un duro y me vería sumido en la quiebra y la ruina más absolutas. - Pensarán en los bancos.
Pero no, no son ciudadanos comunes. Son bancos. Y por eso no se les puede dejar caer. Hay que regalarles el dinero, no vaya a ser que nuestro sistema financiero (tan sólido y envidiable internacionalmente como nos quisieron vender) caiga y España con él.
Pero España está cayendo. Los españoles, que siempre hemos vivido por encima de nuestras posibilidades (somos más chulos que nadie), nos metimos en hipotecas impagables pensando que íbamos a ser siempre los reyes del mambo y que el dinero saldría de debajo de las piedras. Que el ladrillo valía lo mismo que el oro y que tener casa y coche propios era una obligación casi constitucional. 
Y sí, en eso nos equivocamos, o se equivocaron. Yo aún no he tenido tiempo de ganar dinero ni para comprar el pomo de la puerta de entrada de una casa. 
¿Pero es lógico que quienes se han cargado la economía española reciban miiiiiles de millones de euros y que, para más INRI, sus dirigentes, consejeros y demás cargos ostentados por inútiles puestos a dedo, reciban indemnizaciones multimillonarias y jubilaciones de quitar el hipo? ¿Desde cuándo alguien que HACE MAL SU TRABAJO, un trabajo de indudable responsabilidad, es premiado de esa forma?
Eso por un lado. Y, por otro. ¿No se supone que los fondos que se asignan a la banca tienen un objetivo final positivo para España? Para España, entiendo, y los ciudadanos españoles. No sólo para los trajeados banqueros (y políticos por extensión) del país. 
Si es así, entonces, hay algo que no entiendo. ¿Por qué un hombre se ha suicidado en Granada antes de ser desahuciado? ¿Por qué no se protege al ciudadano y sólo se tiene entre algodones a los malditos bancos, culpables de una enorme parte de esta situación? ¿Por qué se sigue haciendo caso a una Ley de 1909 cuando incluso la Constitución de 1978 se está quedando más que obsoleta? ¿Por qué hay más de 500 desahucios por día desde que comenzó la crisis si los bancos, además, no pueden dar salida a esos pisos porque nadie tiene dinero para comprarlos?

¿Esto es un Estado del Bienestar? ¿Un país en el que la gente se suicida porque le van a quitar su casa?
Pues yo paso del Estado del Bienestar. El Bienestar es una estafa. Y este Estado, el circo de la vergüenza.




2 comentarios:

  1. Comparto tu escrito amiga querdida... asi como tu enfado y dolor al ver a esta hermosa España, lacerada por la impunidad...

    ResponderEliminar
  2. Esto que ahora os afecta en España ya lo vivimos nosotros hace once años en Argentina, y lo único que puedo decirte a modo de consuelo es que de todas se sale. Un abrazo de ánimo a todos los españoles desde el otro lado del charco.

    ResponderEliminar