6 ago. 2012

Sábanas de humo

A veces las camas no sirven para soñar con mañanas de vida, sólo con pesadillas de hoy. Quién sabe cuántas sonrisas pueden surgir de un cuerpo que no es más que un suspiro, pero que se niega a desprenderse de todo aquello que fue.
De pequeñas porciones de vida pueden surgir torrentes de luz, aunque se coman la pila de unas vueltas de reloj.
No merece la pena destrozar las mejillas a base de sal cuando el destino decide ser inevitablemente nefasto una vez más. Pero cuál es la fórmula para no perder otro fragmento del corazón y dejar de preguntarse: ¿Por qué eres tan puta, vida?

3 comentarios:

  1. A veces, la vida nos toma por sorpresa y nos sentimos vacíos y tristes. Pero solo nosotros poder salir de ese momento.
    Espero lo logres!! y que nuestra compañía sirva de trampolin.
    Besos...

    ResponderEliminar
  2. A veces las camas no sirven para soñar con mañanas de vida... cuanta verdad en tus palabras!

    ResponderEliminar
  3. wowwwwww amo tu blogggg!!!!1

    ResponderEliminar