2 mar. 2012

Surrealismo

Nuevo día sabido caduco y legañas de los residuos de la noche. 

Cientos de descensos retorcidos, 
sólo con piel adheridos, 
cintas de raso, debajo alquitrán.
Miles de individuos, 
en algún tiempo conocidos, 
pendientes de aquellos hilos 
que invitaban a jugar.
Un ladrón o un asesino, 
cuchillo de enorme filo. 
Murillo se cuela frente al cristal.
Y tu yema escoge un destino. 
El cuello de tacto fino. 
La azafata que supo ganar.
Mientras yo bailo y no coordino. 
Pasos tristes y anodinos. 
Decides dejar de jugar.

Salvador Dalí, uno de los máximos exponentes de la pintura surrealista y del arte más onírico, posa para el fotógrafo Philippe Halsman en esta estrambótica instantánea de 1948. 

1 comentario:

  1. Surrealimo. Bien que lo avisaste en el título.
    Me gusta la musicalidad del cuarto al séptimo verso.
    Eres algo nuevo bajo el sol

    Estas invitada a:
    "La cita de Elena"
    http://nidaeldore.blogspot.com

    Abrazos

    ResponderEliminar