si no




El último pétalo dictó sentencia y Van Gogh no sonrió más de oreja a oreja.

Comentarios

  1. Categórico fatalismo.
    Un beso reencontrado, amiga!

    ResponderEliminar
  2. Hermoso. ¿alguien sacrificaría una oreja hoy en día?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares