5 oct. 2011

los miércoles y seis más




Detesto echar de menos y que nada sepa a sal. Que las manos sientan solas y duela más el alquitrán. Y es que madrugar más de la cuenta sin sentido pesa más y los ruidos trepan alto, hasta que comen el cristal. 

1 comentario:

  1. En mi caso no es despertar temprano tantas veces, sino el insomnio; de igual manera es un colmillo en el vientre que no te da paz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar