11 jul. 2011

Días de cine



Lo que me inspira desde hace cerca de cuarenta y ocho horas pretende intoxicarme, introducirse en mi mente como un virus y empañar todas las historias de pieles encendidas que mi destino (o tú) me permitió escribir. Insiste en torturarme lentamente, arañarme las entrañas y engullir dentellada a dentellada mi corazón. Bien me conocen quienes saben que siempre desprecié toda película que se firma con triste final. Y, con mi propio cortometraje, no iba a ser distinto. 

2 comentarios:

  1. De nuevo, el lector se va satisfecho, esta vez, con tu "Días de cine", confiando en que la Edición mejore el cortometraje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantaría participar,
    como personaje de tu pelicula.
    Saludos del Chile de Allende.

    ResponderEliminar