28 jun. 2011

Sé que puedo zafarme de tus brazos, desengancharme de tus labios y despegarme de tu piel. Que podría observar tu espalda mientras te alejas paso tras paso y no dejar de disfrutar de la puesta de sol desde un asiento de copiloto. Que podría borrar de mi agenda la cita con tus manos un par de veces por semana y volver a odiar el café soluble como lo hacía ayer. Que borrar nuestra imagen frente a un espejo tras darte todo cuanto siento y sé tampoco sería un imposible. Pero tú que tanto sabes de palabras asentirás cuando digo que qué distintos son el poder y el querer. Y yo no quiero más que no tener que poder. 

3 comentarios:

  1. me conquistas en cada escrito, cada poema.
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Un trabalenguas sentimental, un soliloquio atormentado, un momento.
    Bellas y buenas palabras, amiga.
    Saludos y adioses!

    ResponderEliminar
  3. Entre poder y querer, la protagonista confiesa que no quiere más que no tener que poder, y en ese juego verbal, el lector sabe que aunque quiera no podrá irse sin una sonrisa, y querrá volver.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar