24 jun. 2011

Punto y


Pasaría horas en ese asiento de atrás. Eternidades sólo rozándote la mano. Infinitos confesándome a golpe de tinto de verano. 
Jugué, gané y perdí. Me prometí un nunca y simplemente me mentí. 
Aquí espero a que me pidas algo que se convierta en la solución, en unos puntos suspensivos que borren el odioso fin. A que mi suerte vuelva a verme y me cuente que todo era una sucia mentira, una broma pesada, una tragicomedia que se desnudará de tragedia. 
Y ya no me acuerdo de cómo se montaba un puzzle. Litros de pegamento, por favor.

1 comentario: