31 may. 2011

Pólvora cerebral

La persistencia de la memoria (Relojes) . Salvador Dalí



El cañón de la pistola ya me presiona la sien. 
Frío como el hielo se proclama mi verdugo. 
Lo que no sabe es que soy inmortal.
- dijo la memoria.

2 comentarios:

  1. Los verdugos saben muy pocas cosas, se saberlo no serían verdugos. Si fueran conscientes de la inmortalidad de la memoria de nada les servirían las pistolas.
    Muy buen poema.
    salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar