16 mar. 2011

Incipientes versos

Asciendo, que no es poco,
por los peldaños carcomidos,
cabeza gacha y pensativo
mientras la agonía evoco.

Quisieron tacharme de loco,
y yo preferí, dolido,
rastrear ese puerto de olvido
al que sin respirar invoco.



En mi lienzo sin tardar coloco
aguas cristal como de cielos caídos,
arena y sal, dos cuerpos tendidos,
falso sosiego que a trazos provoco.

¿Será que en verdad estoy loco
por imaginar lo que no ha existido?
Sorollas que nunca he vivido.
Volveré a respirar poco a poco.

3 comentarios:

  1. A esto me refería. No te subestimes nunca
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Que sería de nosotros sin los brotes de la locura. Gran canto a la lucha interior contra lo que nos rodea.

    ResponderEliminar