13 ene. 2011

Las neuronas enlazan sus terminaciones sin control, dendritas y axones al servicio del azar, un azar que no controlo, un azar cuyo mecanismo desconozco y no descifro. Necesito que se detenga.
El azar muta y se convierte en un proyector. Las imágenes circulan fotograma a fotograma. 
No quiero recordar.  
No eso. No hoy. No ahora. 
No quiero disfrutar de los recuerdos. Déjame disfrutar de lo que mañana podré recordar; porque hoy, ahora, en este instante, en este milisegundo insignificante para el resto del Universo, es donde debo - o siento que debo - querer estar.

1 comentario:

  1. Los recuerdos del pasado nos hacen compararlo todo con el presente .. y las comparaciones son odiosas.. agárrate a tu futuro, que es hoy, que es ya... y que le jodan al presente :)

    ResponderEliminar