19 ene. 2011

- de imposibles y locuras intransitorias -

No me mires con esa cara de incredulidad. Yo siempre fui así. Aquel que gritaba a los cuatro vientos que sabía volar, aunque nadie lo creyese. Que era capaz de respirar bajo el agua durante infinitas vueltas de aguja o atravesar cualquier muro sin sufrir ni el más superficial rasguño. Ése que consiguió descubrir el mundo paralelo donde nunca llueve porque el agua no es vida, porque la vida es vida por sí misma, porque no entiende de fotosíntesis ni de cáncer de pulmón. Aquel que nunca escribió en su diario los sufrimientos de cierto día, porque manejaba diccionarios donde dolor no tenía acepción.

- Estás loco.


1 comentario:

  1. Sería un placer conocerle/a.
    Un abrazo, amiga castellana!

    ResponderEliminar