13 dic. 2010

Cierto, es lunes.

Puedo narrar la crónica de cierto lunes por la mañana. Cierto aniversario de cierta personita que decidió hacerse con un miembro de la familia Anatidae para escribir un capítulo más a su aún cuasi-adolescente vida. Cierto lunes por la mañana.

Cierto lunes, lunes y trece. Enhorabuena a quienes creen en lo maléfico de los gatos negros.

Cierto lunes, lunes de niebla, lunes de blanco... lunes de lunes. Lunes de lo esperado, lunes de lo planeado...
Cierto lunes de cama para uno, de sábanas frías, de cafetera vacía... Lunes, no luna. Simplemente, otro odioso y rutinario lunes. 

 

Se percibe con nitidez: adoro ciertos lunes, es cierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario