6 oct. 2010

Agotado

El plazo fijo finaliza cuando la letra pequeña crece, madura, cobra protagonismo y se convierte en la reina de la legalidad.
Hablemos de frío y de este algo vacío, de cuando grito que olvido y vuelve a sonar. 
De cuando procuro convencerme de que creo lo que escribo, pero cuando acabo y leo sólo digo la verdad.
Mi firma no aparece en contratos basura ni en frases de aventuras de impreciso final. 



Desconozco más palabras. Tal vez aprenda algunas mañana. O dentro de una semana. Necesito un diccionario. No son suficientes. Sí. Me faltan(s).


1 comentario:

  1. Desde luego, el talento no está agotado. Me ha gustado mucho.
    Besos

    ResponderEliminar