7 sept. 2010

día 1

He comenzado con la mudanza. No es complicado. Desempaquetar recuerdos siempre me gustó.

Ayer abrí la caja que más me asustaba desembalar. De vez en cuando temo encontrarme alguna de mis delicadas piezas hecha añicos. No fue el caso. 


Al despertarme me di cuenta, de nuevo, de que de noche se duerme, en silencio, con los ojos cerrados. Sospecho que jamás aprenderé, a pesar de todas las veces que me han dicho:  

"Niña, calladita estás más guapa"...



No hay comentarios:

Publicar un comentario