22 sept. 2010

Busco tu pasaje a la felicidad mientras vivo pendiente del mío. Cinco euros por trayecto puede resultar un precio demasiado caro si el destino promete lluvia o si la mente va a quedarse sentada esperándote comiendo frutos secos en algún banco del lugar de origen. 
Ojeando el álbum - no existe - que absorbió minuto a minuto nuestras vidas cuesta desconectar. Puede que me valoren del uno al diez o que me califiquen del suspenso al sobresaliente, lo importante es existir, no como ese álbum que nunca quiso nacer porque, de algún modo - inteligente -, nunca quiso ser partícipe de hacerme comer con los ojos lo que inevitablemente debo recordar.
A pico y pala no se puede recordar. Desgranando momentos de una enorme pared de roca. 
Aborrezco que comience a detestar algo que fue mío, solo mío, pero que compartí sin pensar en las consecuencias. A la mierda los impulsos, comencemos - de nuevo - a calcular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario