25 jul. 2010

si volvemos a los 15 y cuando vienen de dos en dos

Hemos vuelto a las noches de insomnio, a los gritos desproporcionados y a la rabia en explosión.
Hacía tiempo que el diluvio no me hacía desbordar. Tal vez lo necesitase. Tal vez no necesite nada de esto. Tal vez lo que necesito no exista.
Voy a comprar una cápsula de algodón. Estoy cansada de los pinchos que desgarran lentamente y que, de repente, te perforan como un taladro de broca gruesa.

¿Y si lo malo viene en pareja? Si me cuesta una eternidad entrar en el agua de la piscina, dejad de lanzarme jarros de agua con hielo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario