13 jul. 2010

El verano absorbe el tiempo mientras chupa mi energía con pajita. Las toneladas de segundos libres se convierten en un "no tengo tiempo para nada". Lo que antes ocupaba "mis ratos libres" a diario ahora ocupa un hueco vacío a la semana. Abandono las teclas a su suerte, a ninguna suerte, no existen los automatismos cuando se trata de expresarme.

Cuando quieras volvemos a la ciudad de las calles en familia, el piso con piscina y los besos en ningún ascensor; comes mi mitad de hamburguesa encima de una alfombra, nos contamos los lunares y me hablas del país donde la lluvia se fue en el mismo momento en el que me fui yo.

Yo mientras espero tirada en la arena de construcción, empapándome en el agua donde viven los peces que nadan sin miedo y me recuerdan el miedo que sin querer paso yo.

Bienvenido verano.

1 comentario:

  1. hola, solo queria decirte que me han gustado mucho tus escritos. un saludo :)

    ResponderEliminar