15 jul. 2010

****

Nunca intenté disfrazarme de Bécquer, ni robarle un verso a ningún Juan Ramón.
Tampoco pensé en imitar a Verne, ni firmar como Larra fue mi intención. 

No escribo poemas con rima asonante, ni uso la métrica como diapasón.
No soy un poeta con genio y talante, soy una tortuga sin caparazón.

Madrugué aquel día únicamente pensando en ir a la ferretería. ¿Cómo se curan si no las fugas? Compré un candado, uno de ésos que configuras con tu propia contraseña para esconder aquello que es únicamente tuyo - o quieres que lo sea -.




A veces me siento desnuda.



Share your personal password and you'll get naked

2 comentarios:

  1. Que entrada tan chula, sobre todo el final! ;)
    Un beso desde el sur!

    ResponderEliminar