8 jun. 2010

Por mucho que escarbo no veo, no puedo, no llego, no soy. Tal vez no sea la pala correcta. Puede que deba cambiarme a la madera y prescindir de todo el hierro; al fin y al cabo, pesa tanto...
El realismo... Lo curioso es que siempre fui más de pintura abstracta, de ideas irracionales para quien las mira, pero con un sentido muy preciso para quien las crea. La procesión va por dentro. Realista por fuera, libre por dentro...
Plagar mi diario de malos sentimientos no está entre mis "cosas por hacer"; ejerzo más el control de los hilos y la filosofía de "prevenir antes que curar".
¿Quieres la receta? No es ningún secreto, aunque no estoy segura de que sea la mejor opción. A veces, es mejor comer con sal.

1 comentario:

  1. Exacto, un sentido muy preciso para quien las crea.

    Y Como todas las recetas... no hay ninguna mejor que otra, cada uno va mejorándola con el paso de la práctica.

    Firmado: tu fiel lector del sur

    ResponderEliminar