22 oct. 2016

Y me llevo una

Hoy he soñado contigo. Normalmente lo hago despierta, 24/7, pero esta noche decidiste hacer guardia, como si de pronto no hiciera falta la cobertura.
He soñado que estábamos en Serbia. Fíjate, Serbia. ¿Cómo es posible recrear en un sueño un lugar en el que nunca has estado? Pues nosotros estuvimos hace unas horas. Volando por sus calles. Sí, volando.
Serbia y volar. Dos conceptos tan lejanos como ahora me resulta volver a verte. Solamente han pasado diez. Aún debemos contar hasta veinte.
Y después quién sabe hasta cuántos. Y de eso va la vida, de contar para poder seguir contando.

2 oct. 2016

Dolor de sábanas

Aún no habíamos clavado la chincheta en el mismo punto del mapa y ya te echaba de menos. Echaba de menos que recordaras el primer día que decidimos jugar y que sufrieras déjà vu de felicidad. Que te gustaran los lunares que yo borraría y que me hicieras sentir que nunca llegué a crecer.
Imagina qué ocurre hoy, cuando ya compartimos tiempo y tempo. Cuando tus abrazos y las galletas holandesas son la más efectiva de las terapias. Cuando los domingos el Sol se pone la bufanda en cuanto pasas Avenida América.
Hoy el Sol ha sacado los guantes y aquí estoy una vez más, junto a la chimenea de las letras, que pedían libertad. Esta noche, que las sábanas duelen a ti.