22 may. 2016

Ven

Ya no quiero más trenes con destino tú. Quiero que todos los hasta sean contigo. Que los orígenes de lo que venga lleven tu nombre y el mío. Que el Tempo lo marquemos dos y que llenemos de sellos el libro. Quiero que me despiertes y me cambies de almohada, que brille el sol incluso si ya caduca el domingo. No quiero despedirme de ti, quiero poder guardar mi abrigo.
Ven. No tendremos que cambiar los dados, porque toda la suerte ya la habremos tenido.
Quédate conmigo. 

9 may. 2016

Gotas de agua dulce

A quién le importa que diluvie ahí fuera si podemos mojarnos juntos bajo el paraguas. O reírnos al unísono cuando te nombran hijo de Zeus y te invitan a fiestas del pijama. Podemos subir en ascensor al cielo y bajar con los ojos vacíos, o redibujar las arrugas de la frente que nos delatan. 
Es lunes y, ya sabes, mi calendario vuelve a convertirse en una cuenta atrás. Doce. Como las letras de nuestra palabra preferida.

2 may. 2016

Historia de una maleta al borde de la explosión

Una vez más, viaje de vuelta y, de nuevo, la maleta reposa aún más llena tras sus últimos días de trabajo.
Seguimos demostrando al mundo que no hay olas que nos frenen, ni viento que nos haga volar sin control. El control solo lo perdemos cuando pulsamos el botón y cerramos las puertas al exterior. Si las hay.
Quiero perder de todo, menos el tiempo, contigo. Quiero perder la vergüenza, quiero perder el amor (propio), quiero perder el teléfono, quiero perder el reloj. Quiero que seamos inmarceables.
Quiero perder el miedo a reconocer que no tengo remedio, que estoy condenada a ti.
Y que bendita condena.