6 nov. 2013

Acordes de presente

Hay momentos en la vida en que te convences de que el destino te tiene preparado algo grande. Que tantos pequeños grises desafinados no son más que la antesala del concierto de una gran orquesta estallando en perfecto y armonioso éxtasis para ti. Y, de pronto, sin esperarlo y sin llamar, la sordera más absoluta tinta la mirilla a través de la cual te relamías espiando esa ilusión. 

Sólo tengo una cosa que decirte: Retírate los tapones, la más grande de las sinfonías ya está sonando para ti, eres el único culpable de no impregnar el asfalto que pisas con su música.